Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
En muchas ocasiones nuestras puertas nos envían señales, lo que pasa es que por seguir estas aun funcionando, consideramos que las mismas no son importantes o relevantes y todo esto puede conducirnos a la creencia errónea de que nada malo está pasando, es por ello, que hoy te traemos una lista de situaciones con sus soluciones más factibles para que puedas así siempre mantener los parámetros de seguridad en un alto nivel y no llegues a sufrir ningún tipo de problema que coloque en riesgo tus bienes, cosas de valor y en especial las personas que más quieres.
Presta atención veras que los inconvenientes que te mencionamos son más común de lo normal, pero lo principal es que entiendas que estos deben ser solventados a tiempo o de lo contario esto puede llegar a acarrearte graves problemas, recuerda que en cuestiones de seguridad siempre es mejor prevenir.
Inconvenientes presentes en las cerraduras y sus soluciones
Las cerraduras llegan a desestabilizarse, es decir, estas presentan una cierta desestabilización, cada vez que se abren y cierran producto de que los tornillos internos se encuentran desajustados, esto obedece al constante abrir y cerrar de la misma lo que ocasiona que esta comience a desajustarse y por ende coloca en riesgo tu seguridad.
Para este caso te recomendamos, proceder al retiro de la cerradura a través de los tornillos de la lámina que las sostiene y ajusta a la puerta, luego procede a ajustar los tornillos internos de esta, si observas que algún tornillo sigue flojo, lo conveniente es cambiarlo.
Ajustas todos y cada uno de los tornillos, y procede a apretar todos los tornillos de la lámina y listo, ya tu cerradura se encuentra perfectamente funcional.
Las cerraduras comienzan a presentar problemas para abrir y cerrar, esto obedece a que las cerraduras son fáciles de trabarse producto de los factores externos como la lluvia o el sol, en este caso, lo conveniente es realizarle un mantenimiento integral a las mismas, todo esto lo puedes realizar por medio de un paño suave y grasa, para esto es necesario y pertinente que retires la cerradura de la puerta.
Esto lo lograras por medio del desajuste de los tornillos, luego procederás a pasarle un paño suave con el cual retirarás toda clase de sucio, con la ayuda de un algodón vas a aplicarle grasa a cada uno de los espacios de la misma, te aconsejamos dejes secar la grasa por espacio de 3 a 4 horas para que luego puedas insertar nuevamente la cerradura.
Una vez hecho esto, procederás con cautela a incorporar la cerradura, ajustarla con los tornillos, y listo ya tu cerradura habrá quedado casi como nueva.
Cuando la cerradura impide el paso de llave, esto es producto del desuso y la acumulación excesiva de óxido y sedimentos, este trabajo te resultará en principio bastante complicado pero con la atención y el esmero debido vas a lograrlo, con mucho cuidado procede y retira la cerradura del espacio, luego con la ayuda de una paleta delgada de metal vas a proceder a retirar todos y cada uno de los sedimentos que estén superficiales.
Luego vas a colocarle con la ayuda de un hispo aceite o bien grasa en la ranura del cilindro, si deseas puedes calentar un poco este con el yesquero de modo tal que el líquido ingrese con mayor facilidad y disuelva los sedimentos, verás que te resultará muy sencillo el retiro de aquellos y la limpieza de la misma, prueba introducir la llave y girarla, puede llevarte un poco de tiempo este proceso pero es necesario hasta que la logres abrir; una vez hecho esto, acomódala nuevamente sobre la puerta, y procede a instalarla.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies